sábado, 14 de septiembre de 2013

STA FE: La empresa Cargill ya envió los telegramas de suspensión a 65 trabajadores

La medida comenzará el 15 de octubre y se extenderá hasta enero del año que viene por vacaciones. El gremio denuncia una rebaja salarial y el freno de la producción. Los operarios de la aceitera de Chabás se mantienen en la puerta de la planta.
La Capital | 
La empresa Cargill ya envió los telegramas de suspensión a 65 trabajadores
 El secretario general del Sindicato de Aceiteros de San Lorenzo, Pablo Reguera, confirmó la recepción, por parte de 65 trabajadores de la planta de la cerealera Cargill, de Puerto General San Martín, de los respectivos telegramas en los que se les comunica la suspensión de sus labores entre el 15 de octubre hasta el 15 de diciembre. A esto se sumarán además los respectivos períodos de vacaciones que extenderían el plazo hasta enero. No obstante, el dirigente desmintió con énfasis las versiones circulantes a nivel nacional referidas al cierre de esas instalaciones, y señaló que se trata de la suspensión de actividades de un sector.
En diálogo con LaCapital, el gremialista, que es además titular de la CGT 17 de Octubre, desestimó totalmente el "cierre" de la planta, la que en sus otros sectores seguirá funcionando normalmente y en la que se desempeñan algo más de 300 trabajadores. Luego de las suspensiones, los operarios se reincorporarán a realizar tareas de trabajo y limpieza y a cumplir las ocho horas de reglamento que marca la ley. Cargill cuenta en la región con esta terminal y con otra en General Lagos.
Aunque en un comunicado sobre la medida la multinacional destacó que "esto no afecta las fuentes de trabajo y (los trabajadores) seguirán percibiendo el total de su salario básico", la preocupación principal del gremio sanlorencino reside en que con esa actitud la empresa afectará sensiblemente los ingresos de esos empleados, al abonarles sólo el sueldo básico, sin el presentismo ni los premios, lo que representaría una disminución salarial estimada en el 37 por ciento de los ingresos, aproximadamente 4 mil pesos mensuales.
"No hay cierre". Reguera acusó de desconocimiento del tema a cierto periodismo "que habla del cierre de la planta. La empresa en Puerto tiene unos 300 trabajadores en diversas áreas que van a seguir trabajando normalmente, recibiendo camiones, despachando barcos y demás. Hablan sin sentido del traslado de las operaciones a la planta de General Lagos cuando no hay nada al respecto. La medida afecta al área de producción y hasta el momento se trata sólo de una suspensión temporaria.
El titular del sindicato había informado al ciclo "El primero de la mañana" de LT8, que "si prosiguen con la idea de afectar los salarios habrá resistencia del gremio". Y agregó que la decisión genera un "poco de confusión, ya que se trata de una de las empresas más importantes del planeta. Tomar la decisión de parar la producción, suspender a 65 compañeros con una reducción de salario de casi 4 mil pesos nos parece que es una aberración. Cargill debe tener en Argentina varios miles de trabajadores, y que tenga que reducirles el salario a 60 no lo vemos en la política de la empresa".
Luego, y en diálogo con este diario, consideró que una posible intención de la empresa podría ser generar una presión para que la Nación obligue de alguna manera a los productores a vender la soja que guardan. "Y nosotros, los trabajadores, seríamos herramientas de esa maniobra", conjeturó.
Sobre las repercusiones que tendría la suspensión de la producción de Cargill, Reguera señaló que las demás empresas aceiteras de la región trabajan con total normalidad, aunque no descartó que la medida causará algún efecto en la planta de Buyatti, que recibe granos de Cargill.
Respecto al argumento que adujo la empresa de Puerto San Martín sobre la falta de granos, dijo que "no es un argumento válido para decir que le produce un perjuicio económico. No creemos que a la empresa le cambie mucho la reducción del sueldo de 60 trabajadores; además, todas las demás empresas siguen en marcha, con el mismo nivel de producción".
Desde la firma. La cerealera Cargill explicó los motivos de la medida en un comunicado en cuyos principales conceptos señala que "debido a la falta de actividad causada por falta de granos para procesar durante esos meses la empresa ha decidido suspender con goce de sueldo a 65 de sus empleados".
No obstante, la firma aclaró que "esto no afecta las fuentes de trabajo y los mismos seguirán percibiendo el total de su salario básico. Para Cargill, nuestros empleados son una prioridad por lo que seguiremos haciendo todo lo posible para mantener sus empleos", añadieron los responsables de la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada